Los políticos españoles abogan por el proyecto europeo, pero difieren en la situación de Irlanda del Norte

(Haga click aquí para la versión en inglés)

Después del Brexit, analizamos las posiciones de los europarlamentarios respecto al futuro de Europa. Observamos que existen fuertes discrepancias no solo entre los Estados miembros, sino también entre las diferentes familias políticas. De hecho, en países como Francia, Italia o Alemania, las posiciones de los partidos representados en el Parlamento Europeo varían considerablemente a lo largo de todo el espectro político.

Sin embargo, los políticos españoles mantuvieron una posición común respecto al proyecto europeo, a pesar de su desacuerdo interno en cuestiones de política nacional. De hecho, actualmente ningún partido aboga por la salida del país de la Unión Europea (UE) y todos apoyaron la continuación de Juncker como presidente de la Comisión. Sin embargo, sí que hay un punto donde encontramos discordancias: la permanencia del Norte de Irlanda y de Escocia en la UE tras el Brexit.

En el panorama nacional, los políticos españoles han estado dialogando seis meses sin llegar a ningún acuerdo fructífero, ya que, tras las primeras elecciones generales celebradas en diciembre, ninguno obtuvo la mayoría. A pesar de que las encuestas sugerían la posibilidad de un gobierno de coalición izquierdista en las pasadas elecciones de junio, el Partido Popular (PP) obtuvo la mayoría de escaños, quedándose lejos otra vez de la tan ansiada mayoría absoluta.

Este resultado ha dejado nuevamente un escenario de incertidumbre, en el que los principales partidos tienen que volver a negociar y encontrar la manera de gobernar el país. Sin embargo, a pesar de la falta de consenso a nivel interno, las votaciones en torno al Brexit dejaron entrever unas posiciones muy similares en relación al futuro de la Unión Europea.

Los partidos españoles confían en el proyecto europeo

El pleno celebrado el pasado 28 de junio en el Parlamento Europeo ha reforzado la idea entre los parlamentarios españoles de que la Unión Europea debe de ser relanzada.

Todos los partidos españoles (a excepción del Partido Nacionalista Vasco) votaron a favor de reavivar el proyecto europeo, en desacuerdo con la enmienda presentada que proponía que la Unión Europea era un “dramático fracaso”.

Como podemos observar, España es uno de los pocos países de la UE que no ha caído en el euroescepticismo de extrema derecha, como Francia, Reino Unido o Italia. En este caso, todos los partidos del grupo “Europa de las Naciones y la Libertad” votaron en contra de la preservación del proyecto europeo.

Unánimes frente a la continuidad de Juncker como presidente de la Comisión

Lorenzo Fontana, político italiano del partido ultraderechista Liga Norte, presentó una enmienda pidiendo la dimisión de Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión, basándose en “su inaptitud, su lenguaje y su hostilidad contra el pueblo británico y otros pueblos que quieren organizar un referéndum para su continuidad en la Unión Europea”.

Todos los partidos españoles votaron en contra de esta enmienda, (excepto un europarlamentario de Podemos) y finalmente Juncker consiguió el apoyo del 73% de los europarlamentarios.

Podemos, el único partido de izquierda en Europa que no votó en contra de la resolución

Sin embargo, en la votación de la resolución final, centrada principalmente en la revisión de los tratados y en el respeto de la voluntad de los ciudadanos británicos, hubo diferencias entre las posiciones de los partidos, siendo apoyada únicamente por el PP, el PSOE y Ciudadanos.

Un ligero apoyo también vino de la mano de Podemos, que fue el único partido del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL) que se abstuvo en la resolución, mientras que el resto de partidos izquierdistas votaron en contra (entre ellos, Izquierda Unida, EH Bildu y Alternativa Galega de Esquerdas)

Cabe destacar que a pesar del hecho de que Podemos e IU formaron una coalición, “Unidos Podemos”, para presentarse a las pasadas elecciones de junio (recibiendo 5 millones de votos y 71 escaños),  sus posiciones en la Unión Europea difieren en ocasiones. Mientras que IU dejó claro su posición sobre este asunto, reprochando la falta de autocrítica de la UE, Podemos optó por la abstención. 

PP, Ciudadanos y PSOE, en contra de la permanencia de Irlanda del norte en la UE

Las diferencias más pronunciadas se sucedieron en la votación sobre la permanencia de Escocia e Irlanda del Norte en la Unión Europea, donde la mayoría de los ciudadanos británicos votaron a favor de la continuidad.

El grupo izquierdista GUE/NGL presentó una enmienda pidiendo que Irlanda del Norte permaneciese en la UE “utilizando cualquier medida que fuese necesaria”.

No es de sorprender que la gran mayoría del PP (EPP), PSOE (S&D) y Ciudadanos (ALDE) rechazara la posible permanencia de esta región en la UE. A pesar de que algunos miembros del PP y del PSOE votaran a favor de esta enmienda en el pleno, este resultado podría provenir de errores humanos durante los procedimientos de votación en el Parlamento. De hecho, algunos de los diputados que votaron a favor, como Gabriel Mato (EPP) y Juan Fernando López Aguilar (S&D), respondieron recientemente a una solicitud de aclaración por VoteWatch Europe, señalando que había habido confusión en la votación y que estaban dispuestos a corregir su voto.

Podemos, IU, Partido Nacionalista Vasco, Nova Esquerra Catalana, Iniciativa per Catalunya–Verds y otros partidos nacionalistas, quienes siempre han reconocido “el derecho a decidir”, votaron a favor de la permanencia de Irlanda del Norte en la Unión Europea.

Para más información, póngase en contacto con nosotros a través de [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*